AMG, ALGO MÁS QUE UNAS SIGLAS

En un momento en el que se están dando a conocer las nuevas creaciones de la alemana MERCEDES-AMG, en MotorHome queríamos repasar brevemente lo que significa estar dentro de un coche salido de la fábrica de AMG y todo lo que en su historia han significado estas tres siglas.

Todos sabemos que cuando vemos un Mercedes con las siglas AMG en su carrocería, estamos ante algo más que un simple coche de la firma alemana de automoción. El segundo paso es abrir el capó para observar como una chapa de color plateado certifica, mediante el logotipo AMG y la firma del ingeniero alemán encargado del motor, que este es un coche “tratado”, con escrupuloso mimo, por el preparador que mejor conoce las entrañas de un Mercedes-Benz.

Como es costumbre en MotorHome, vamos a dar unas breves pinceladas sobre la historia de estas 3 siglas tan importantes en el panorama automovilístico.


AMG es un preparador de automóviles que en sus inicios modificaba modelos de Mercedes-Benz para competición, para finalmente, patrocinada mayoritariamente por la misma casa madre, encargarse de las versiones deportivas y personalizadas de la marca de la estrella. Es el equivalente a las versiones M de BMW y a las versiones R y RS (especialmente la segunda) en AUDI.

En 1967, dos ingenieros, Hans Werner Aufrecht y Eberhard Melcher deciden crear una empresa para desarrollar motores de competición para vehículos Mercedes. Bautizan la empresa con las iniciales de sus apellidos y de la población natal del primero, donde también se inició la actividad de la empresa, siendo ese el origen de AMG. La actividad se inició en un molino, en Burgstall, cerca de Grossaspach.

A continuación hemos querido resaltar algunos de los datos más interesantes dentro de la cronología histórica de AMG para poder evaluar de una mejor manera su evolución:

1971: el AMG Mercedes 300 SEL 6.8 gana en su categoría las 24 horas de Spa, con Hans Heyer y Clemens Schickendanz.



1988: AMG hace equipo con Daimler-Benz en el regreso de ésta al Deutsche Tourenwagen Meisterschaft (el predecesor del DTM durante los años 1984 y 1996).


1992: el piloto Klaus Ludwig gana el Campeonato Alemán de Turismos (DTM) con el Mercedes-Benz 190E 2.5-16 Evolution II, preparado por AMG.


2004: se lanzan los modelos CLS55 AMG, SL65 AMG, S65 AMG, y CLK DTM AMG.

2008: sale al mercado el SL65 black series, un superdeportivo basado en el SL65 AMG al cual se le ha reducido drásticamente el peso mediante el uso de la fibra de carbono. Dispone de un motor V12 biturbo que genera 670 CV.
Como hemos podido observar, desde sus inicios, AMG ha estado íntimamente relacionada con el apartado de competición de Mercedes. Pero el posicionamiento como marca en la mente del consumidor es la de coches de calle “superalimentados” para llegar hasta los 600 Cv y con una estética radical.
Muchos han sido los AMG fabricados por la marca alemana desde que comenzara su brillante andadura desde 1967 y todos ellos, representan fielmente el carácter deportivo (“racing”) del preparador; consiguiendo que cuando hablamos de los grandes coches de Mercedes, hablemos casi inseparablemente de AMG.
Para concluir el artículo, queremos compartir con vosotros una imagen, que creemos que refleja fielmente el pasado y futuro de este preparador, siempre unido con la competición automovilística: Mercedes SLS AMG GT3 Black Falcon de 2011 y Mercedes AMG 300 SEL 6.8 de 1971

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: